Cochrane

Las mujeres en edad reproductiva suelen liberar un óvulo aproximadamente una vez al mes. El ovario lleva un óvulo desde el interior del ovario hasta su superficie creando una ampolla o espacio lleno de líquido alrededor del óvulo en desarrollo. Cuando la ampolla (o quiste) llega a la superficie del ovario, estalla y libera el óvulo en la cavidad abdominal. Después de esto, la ampolla puede convertirse en otro tipo de quiste, que produce una hormona (progesterona) que ayuda al crecimiento del embarazo. La mayoría de estos quistes aparecen y desaparecen sin problemas. Sin embargo, a veces los quistes aumentan de tamaño o son dolorosos; otros pueden permanecer durante meses. Hace varias décadas, los médicos se dieron cuenta de que las mujeres que tomaban píldoras anticonceptivas tenían menos quistes, ya que las píldoras solían impedir la liberación del óvulo. Basándose en este hecho, muchos médicos empezaron a tratar estos quistes con píldoras anticonceptivas para que desaparecieran más rápido.

En marzo de 2014, hicimos una búsqueda informática de todos los ensayos controlados aleatorios que estudiaban el uso de píldoras anticonceptivas para tratar estos quistes benignos (también llamados funcionales). Escribimos a los investigadores para encontrar otros ensayos. Encontramos ocho ensayos de cuatro países; incluyeron 686 mujeres. Tres ensayos incluían a mujeres que recibían fármacos para ayudarlas a quedarse embarazadas. Los otros cinco incluyeron a mujeres que desarrollaron quistes sin tratamiento de fertilidad. En ninguno de estos ensayos los anticonceptivos orales ayudaron a que los quistes desaparecieran más rápidamente. Por lo tanto, las píldoras anticonceptivas no deben utilizarse para este fin. Un enfoque mejor es esperar dos o tres meses para que los quistes desaparezcan por sí solos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.