El Premio Nobel El logotipo del Premio Nobel

Inspira la esperanza de un futuro mejor

Barack H. Obama, el 44º Presidente de los Estados Unidos, llevaba menos de ocho meses en el poder cuando se le concedió el Premio Nobel de la Paz de 2009. Entre las razones que esgrimió, el Comité Nobel elogió a Obama por sus «extraordinarios esfuerzos para fortalecer la diplomacia internacional y la cooperación entre los pueblos». También se hizo hincapié en su apoyo -de palabra y de obra- a la visión de un mundo libre de armas nucleares.

Incluso antes de la elección, Obama había defendido el diálogo y la cooperación por encima de las líneas divisorias nacionales, étnicas, religiosas y políticas. Como presidente, pidió un nuevo comienzo de las relaciones entre el mundo musulmán y Occidente basado en intereses comunes y en la comprensión y el respeto mutuos. De acuerdo con una promesa que hizo durante su campaña electoral, puso en marcha un plan para la retirada de las fuerzas de ocupación estadounidenses de Irak.

Durante su primer año en el poder, el presidente Obama se mostró como un firme portavoz de los derechos humanos y la democracia, y como un constructivo defensor de la labor que se está llevando a cabo para poner en marcha medidas eficaces para combatir la crisis climática. Esto está en consonancia con su llamamiento: «Ahora es el momento de que todos asumamos nuestra parte de responsabilidad para dar una respuesta global a los desafíos mundiales».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.