Estatutos vs. Reglamentos: Qué son y por qué importan

Por Yvette Farnsworth Baker, Esq.
Esta información se proporciona únicamente con fines educativos. El lector es plenamente responsable del uso de la información contenida en ella.

Aprender qué leyes se aplican a una situación concreta puede ser un asunto complicado. ¿Qué abarca la palabra «ley»? No sólo las legislaturas estatales y federales pueden aprobar leyes que afecten a sus ciudadanos, sino que los organismos del poder ejecutivo, tanto del gobierno estatal como del federal, también se encargan de promulgar leyes aplicables. Las leyes aprobadas por el poder legislativo se conocen generalmente como «estatutos». A menudo, las legislaturas aprueban estatutos que esbozan directrices generales y luego, dentro de esa ley, autorizan a los organismos a concretar los detalles del proceso y la aplicación.

Cómo surgen los reglamentos

Las leyes creadas por los organismos se llaman «reglamentos». Los reglamentos normalmente deben ser autorizados por una ley, y están subordinados a las leyes. Sin embargo, tienen la misma fuerza legal que los estatutos. Las agencias forman parte del poder ejecutivo del gobierno estatal y federal, y por lo tanto se encargan de la ejecución de la ley. Se supone que las agencias tienen experiencia en su campo, y se espera que estén mejor equipadas para establecer los detalles de cómo funcionará una ley.

Cuando una agencia está considerando nuevas regulaciones, por lo general se les exige que presenten estas propuestas al público para que las comenten durante el período de toma de decisiones. Los reglamentos federales que se están considerando, por ejemplo, se publican en el Registro Federal; cada estado tiene su propio método para proponer nuevos reglamentos.

Cómo funcionan juntos los estatutos y los reglamentos

Veamos un ejemplo de estatutos y reglamentos en el estado de Florida. El Estatuto 112.0455 de Florida, aprobado por la legislatura estatal, es la Ley de Lugar de Trabajo Libre de Drogas del estado. Dentro de este estatuto se encuentra la subsección 13(a), que autoriza a la Agencia para la Administración del Cuidado de la Salud a «adoptar reglas adicionales para apoyar esta ley… utilizando los criterios establecidos por el Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos como pautas generales para modelar los laboratorios de lugares de trabajo libres de drogas….»

El Código Administrativo de la Florida 59A-24 y otros consiste en regulaciones aprobadas por la Agencia para la Administración del Cuidado de la Salud de la Florida, según lo autorizado por el Estatuto 112.0455 de la Florida. Este código regula cuestiones como las siguientes Fármacos a analizar/especimenes corporales, lugar de recogida y procedimientos de recogida de especímenes, laboratorios de análisis de drogas – normas y licencias, etc. Mientras que la ley se limita a hacer referencia a los «resultados positivos», el reglamento establece niveles de corte para varias drogas ilegales especificando qué nivel se requiere para un resultado presuntamente positivo.

Otras funciones que desempeñan los reglamentos

A menudo, al menos a nivel federal, los reglamentos se utilizan para eludir una legislatura bloqueada u hostil. Los presidentes que se acercan al final de su mandato son conocidos por impulsar reglamentos a través de sus agencias ejecutivas con el fin de aplicar la política sobre cuestiones importantes para ellos sin arriesgar el tiempo y la batalla de la legislatura. Sin embargo, a medida que las administraciones cambian, también se pueden revertir o ajustar los reglamentos para adaptarlos a las agendas de los nuevos políticos.

La importancia de los reglamentos

Así que para llevar: ¿por qué importa? En efecto, tanto los estatutos como los reglamentos tienen fuerza de ley. Los reglamentos pueden aplicarse mediante citaciones, multas y otras formas de disciplina con la misma facilidad que los estatutos. De hecho, los reglamentos pueden tener un mayor efecto en las organizaciones que los estatutos porque los reglamentos están pensados para ser más detallados que los estatutos.

Cuando se investigan las leyes, es importante no pasar por alto los reglamentos. Los reglamentos deben publicarse y estar a disposición del público. Sin embargo, rastrear las fuentes relevantes puede ser una investigación difícil y densa. Apoyarse en un equipo con experiencia en el sector es lo más seguro para estar al día de los reglamentos y estatutos pertinentes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.