Honne y Tatemae

Honne y Tatemae son dos términos muy importantes para entender el comportamiento de los japoneses dentro de su sociedad. Honne podría definirse como los verdaderos deseos, opiniones y pensamientos de cada individuo; mientras que Tatemae se refiere a cómo las obligaciones sociales y las opiniones de cada individuo se adaptan a la sociedad en general. Es la «cara» que un japonés muestra en público.

Tatemae se muestra cuando las palabras y las verdaderas intenciones de alguien no coinciden del todo. Lo que se expresa en las palabras del individuo es el Tatemae y lo que realmente piensa es el Honne. Esto se puede encontrar en cualquier país del mundo; incluso podríamos definirlo como «hipocresía» si lo traducimos de forma brutal. Sin embargo, en Japón es algo que se utiliza en la vida cotidiana y no en un sentido negativo, al contrario, se considera una virtud ser capaz de expresar el Tatemae y el Honne en las situaciones adecuadas.

Desde un punto de vista occidental, ocultar la verdad no suele estar bien visto. Sin embargo en Japón es muy importante mantener la armonía, por lo que la mayoría de las veces los verdaderos sentimientos y pensamientos (Honne) no suelen expresarse de forma directa para no herir los sentimientos de los demás. Podríamos decir que el Tatemae se utiliza como lubricante en las relaciones entre las personas. También se utiliza con frecuencia en las empresas y en el mundo corporativo en general, donde hay que seguir estrictamente los protocolos establecidos.

Supongamos que un japonés nos invita a un café en su casa y al final de la velada nos pregunta: ¿Quieres quedarte a cenar? (esto es Tatemae, es algo que es obligatorio decir), la respuesta debe ser algo así como no tengo hambre pero muchas gracias. Esto puede parecer algo estúpido y confuso a ojos occidentales, pero así es como funcionan las cosas en Japón. Para los extranjeros que viven en Japón es bastante complicado entender lo que realmente quiere y piensa un japonés. Otro ejemplo sería cuando se compra una entrada para algún espectáculo y están agotadas. El dependiente no te contestará directamente diciendo «Las entradas están agotadas», es muy probable que tengas que esperar mientras mira algo en el ordenador, empezará a poner caras raras y a decir «chotto» (una palabra que oirás mucho si vienes a Japón), incluso irá a hablar con su jefe, etc. El resultado final, después de hacerte perder el tiempo allí esperando, será que te dirá algo así como «Es muy difícil encontrar asientos disponibles… chotto…»; ese es el maldito Tatemae en acción.

Honne suele mostrarse fuera del mundo laboral; por ejemplo existe en los eventos conocidos como nomikai, donde los compañeros de trabajo se reúnen para charlar, comer y beber en un ikazaya (bar tradicional japonés). En esas ocasiones se supone que debes mostrar tu Honne, hablar de tus problemas laborales, familiares, etc.; para que tus compañeros puedan ayudarte y darte sus consejos. Los nomikai son también el momento de quejarse de tu jefe o del gilipollas de algún otro departamento. Digamos que el alcohol juega un papel importante cuando evolucionas de tu modo Tatemae a tu modo Honne. Siempre digo que un japonés o japonesa después de beber un par de cervezas es una persona COMPLETAMENTE diferente que cuando está completamente sobrio. El caso más extremo que he vivido fue cuando un jefe muy serio y estricto de otro departamento que no conocía muy bien vino con nosotros a un nomikai. El ambiente era muy formal y tenso hasta que se bebió un par de cervezas y empezó a contarme cómo se había divorciado el último fin de semana, ¡como si yo hubiera sido un amigo íntimo toda la vida! En ese momento me vinieron a la cabeza todos los libros y artículos sobre cultura japonesa que había leído para saber qué hacer y qué decir 😉

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.