La Aventura del Universo – Composición

Abundancias elementales

Entendiendo nuestra historia


Un disco de acreción se forma durante el nacimiento de una estrella.

Hay procesos físicos y químicos precisos que gobiernan la evolución de planetas, estrellas y galaxias. Analizando la estructura y el contenido químico de los objetos astronómicos, los científicos pueden obtener una valiosa información sobre cómo debían ser las condiciones del universo hace mucho tiempo para explicar las proporciones elementales que se observan actualmente.


Una galaxia en formación.

La composición de la Tierra

Podemos empezar por nuestro propio patio trasero. Los geólogos han determinado que la Tierra está compuesta principalmente por elementos pesados (los que contienen muchos protones y neutrones). La corteza y el manto están formados por compuestos que contienen grandes trazas de oxígeno, níquel, aluminio, magnesio, hierro, silicio y azufre. Bajo estas capas se encuentra un núcleo de hierro fundido. La atmósfera está formada por gases más pesados, principalmente nitrógeno y oxígeno.

Bajo la madriguera del conejo: la tabla periódica

La composición del Sol


Los científicos utilizan la espectroscopia para determinar la composición del Sol.

A diferencia de la Tierra, el Sol está formado principalmente por elementos ligeros. Es una estrella de la secuencia principal bastante típica, compuesta por un 74% de hidrógeno y un 25% de helio. En el núcleo, la fusión nuclear convierte el hidrógeno en helio, liberando grandes cantidades de energía en forma de radiación solar y lluvia de neutrinos, al tiempo que produce pequeñas trazas de elementos más pesados en el proceso.

Utilizando una técnica llamada espectroscopia los científicos analizan el espectro de absorción del Sol para determinar su estructura química.

Hidrógeno y helio


Abundancias elementales relativas en el universo

Utilizando potentes telescopios, los científicos han realizado amplios estudios espectroscópicos de estrellas y galaxias lejanas. Los datos indican que el hidrógeno y el helio constituyen casi toda la materia nuclear del universo. El elemento más abundante, el hidrógeno, representa el 74% de la masa, mientras que el helio aporta el 25%. Los elementos más pesados suponen menos del 1% del total.

La proporción observada de 3:1 entre el hidrógeno y el helio, junto con la relativa escasez de elementos más pesados, proporciona pistas críticas sobre la densidad, la temperatura y la tasa de expansión del universo primitivo. Las correlaciones entre estas observaciones y las predicciones del modelo del Big Bang son pruebas sorprendentes en apoyo de la teoría.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.