Quinoa y amaranto (kiwicha)

Dos granos andinos, la quinoa y el amaranto (conocido como kiwicha en los Andes), han ganado seguidores en todo el mundo gracias a su gran sabor y a sus propiedades altamente nutritivas. Ambos granos son una fuente de proteínas inusualmente completa en comparación con granos como el trigo y el arroz, ya que contienen el aminoácido esencial lisina, así como hierro y otros nutrientes.

Hay muchas maneras de disfrutar de estos granos. Los granos de quinoa son más grandes que los de amaranto, cuyos diminutos granos son casi tan pequeños como las semillas de amapola. La quinoa y el amaranto pueden cocinarse como el arroz y disfrutarse como pilaf o en ensaladas. Ambos tienen un ligero sabor a nuez y una agradable textura masticable. Tanto la quinoa como el amaranto pueden transformarse en harinas sin gluten, que luego se utilizan para hacer pan y otros productos horneados.

En Sudamérica, una de las formas más comunes de preparar estos granos es tostarlos o «hacerlos estallar», lo cual es bastante sencillo de hacer. El amaranto y la quinoa reventados se consumen comúnmente como cereales para el desayuno, y también se utilizan para preparar aperitivos de comida callejera similares a las barritas de semillas y frutos secos. Es bastante divertido hacer estallar estos granos en una sartén, y les da un agradable sabor tostado. El amaranto muestra una capacidad de reventar especialmente impresionante teniendo en cuenta su diminuto tamaño: se abre y se vuelve blanco como las palomitas de maíz en miniatura.

Se pueden servir estos granos reventados como aperitivo, o añadirlos a galletas o productos horneados. Espolvoréelos sobre panes o panecillos, o agítelos sobre una ensalada para obtener un crujido saludable.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.