Quiste de ganglio

Los quistes de ganglio son hinchazones que se desarrollan más comúnmente a lo largo de los tendones o articulaciones de las muñecas o manos. Pueden encontrarse en la parte superior de la muñeca, en el lado de la palma de la mano, en la articulación final de un dedo o en la base de un dedo. El quiste ganglionar no es canceroso y no se extiende a otras partes del cuerpo. Tiene el aspecto de un globo de agua sobre un tallo y contiene un líquido claro o material gelatinoso. Los quistes ganglionares pueden encontrarse en personas de todas las edades.

Aunque la causa exacta de un quiste ganglionar sigue siendo desconocida, algunas teorías sugieren que los pequeños quistes se forman cuando un traumatismo daña el tejido de una articulación. La razón más probable podría ser que estos quistes se produzcan debido a un defecto en la cápsula articular o en la vaina del tendón que permite que el tejido de la articulación sobresalga hacia fuera.

Los quistes ganglionares suelen aparecer como una masa que mide de 1 a 3 centímetros de diámetro. La hinchazón suele ser blanda e inmóvil. Puede desarrollarse repentinamente o gradualmente con el tiempo, variar de tamaño o incluso desaparecer o reaparecer. El quiste ganglionar puede ser doloroso o no. Si es doloroso, el dolor puede ser continuo y puede empeorar con el movimiento de la articulación. Si el quiste está unido a un tendón, se puede sentir debilidad en la zona afectada.

El médico diagnosticará un quiste ganglionar realizando varias exploraciones, empezando por la física. El diagnóstico se confirma mediante una aspiración con aguja o una ecografía. La aspiración con aguja es un proceso en el que se extrae una parte del líquido del quiste con una aguja estéril. Una ecografía puede revelar si el bulto es sólido o está lleno de líquido (quístico). También puede determinar si una arteria o algún vaso sanguíneo está causando el bulto.

La resonancia magnética (RM) de la muñeca también puede emplearse para diagnosticar quistes ganglionares.

En muchos casos, estos quistes pueden desaparecer sin ningún tratamiento. Se realiza una aspiración para drenar el líquido del quiste mediante una aguja. Tras la aspiración, se inyecta un esteroide antiinflamatorio en el quiste vacío y se coloca una férula para inmovilizar la zona. Si el quiste se vuelve doloroso o limita su actividad, provoca entumecimiento u hormigueo en la mano o en los dedos, el médico puede recomendar la cirugía para extirpar el quiste ganglionar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.